Encías sensibles: cómo reducir el sangrado ocasional de encías

¿En ocasiones le sangran las encías? No se preocupe, no es el único: según un estudio realizado por el Consejo General de Dentistas  en 2020, a más de la mitad de la población española le sangran las encías con frecuencia.

Por lo general, este fenómeno no suele tomarse demasiado en serio: el 64 % de los encuestados que participaron en el mismo estudio afirmó tener las encías sanas. No obstante, las encías sensibles son una señal de advertencia que no debe ignorarse, ya que tal vez estén enmascarando una infección de mayor gravedad que podría requerir la intervención de su dentista.

Descubra todo lo que hay que saber para reducir el sangrado ocasional de encías: los síntomas que no deben pasarse por alto, las posibles causas del sangrado y las opciones de respuesta apropiadas que conviene tener en cuenta.

 

Síntomas de las encías sensibles

¿Las bebidas calientes le inspiran respeto? ¿Prefiere evitar comer helado por miedo al dolor de encías? ¿En ocasiones le sangran las encías al cepillarse los dientes? No hay más que decir: usted tiene las encías sensibles. A continuación encontrará un resumen de todos los síntomas a los que debe prestar atención:

  • Irritación de las encías: puede tratarse de una molestia ocasional o de una sensación de dolor al tocarlas.
  • Encías con coloración anormal que puede pasar del rojo al morado.
  • Encías inflamadas.
  • Encías sensibles al frío y al calor.
  • Mal aliento persistente.
  • Sangrado de encías.
  • Retracción de las encías o inicio de pérdida de piezas dentales.
Mujeres con inflamanción de encías

Sangrado de encías: qué lo provoca


El sangrado ocasional de las encías puede deberse a numerosos factores:

Cepillados demasiado agresivos

A veces el sangrado aparece cuando el cepillado se realiza con demasiada fuerza o movimientos inadecuados. Esto ocurre especialmente si el cepillado se hace en horizontal de atrás hacia delante en lugar de cepillarse desde la encía hacia el diente.

Una higiene bucodental deficiente

A menudo, el sangrado de encías se debe a la falta de regularidad en el cepillado de los dientes, así como a no usar hilo dental o enjuague bucal.

Alteraciones hormonales

En el caso de las mujeres, la pubertad, la menopausia y el embarazo constituyen períodos de grandes cambios hormonales que pueden afectar a las encías.

El tabaco

El tabaco daña las encías haciendo que sean más vulnerables a la inflamación y disminuyendo su respuesta inmunológica a las infecciones.

La diabetes

La hiperglucemia contribuye a la formación de placa dental, que destruye el tejido de las encías. Por eso las personas diabéticas son más propensas a sufrir de encías sensibles.

La edad

El envejecimiento es un factor importante en lo relativo a las enfermedades de las encías: a más edad, mayor es el riesgo de padecerlas.

Una dieta poco equilibrada

El déficit de vitamina C o calcio puede favorecer la aparición de problemas de encías.

Cómo reducir el sangrado ocasional de encías

Mejorar la higiene bucodental

La primera medida que debe tomarse para tratar el sangrado de encías es revisar la rutina diaria de higiene bucodental y asegurarse de cepillarse los dientes dos veces al día durante al menos dos minutos. Para combatir el sarro, también se recomienda el uso de hilo dental y cepillos interdentales.

Se recomienda utilizar una pasta de dientes especial para encías sensibles, como Parogencyl Forte , para prevenir y aliviar el sangrado ocasional de encías, ya que actúa eficazmente contra la placa dental.

Cuidar la alimentación

Una dieta sana y equilibrada, rica en vitamina C y calcio, ayuda a limitar el sangrado de las encías.

Consultar a un dentista

Si el sangrado persiste, será preciso concertar una cita con el dentista lo antes posible. De esta manera, podrá realizarle una limpieza en profundidad y ofrecerle un diagnóstico personalizado.