Parogencyl Website

Gingivitis y periodontitis: síntomas, causas y tratamientos

¿Tiene las encías enrojecidas e inflamadas? ¿Le sangran cuando se cepilla los dientes? Es probable que tenga infección de encías.

En este artículo, encontrará toda la información que necesita saber sobre la gingivitis y la periodontitis, las infecciones de encías más comunes: desde los síntomas hasta el tratamiento y las causas.

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es el término médico que se utiliza para designar la inflamación de las encías. Se trata de un problema relativamente común y de carácter leve que afecta a un 80-85 % de la población adulta en España según la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA).

Síntomas y causas de la gingivitis

La gingivitis es fácilmente identificable, ya que suele causar enrojecimiento e hinchazón en el tejido de las encías. También tiende a provocar sangrado de encías, especialmente durante el cepillado.

Esta infección suele originarse a partir de la acumulación de placa, por lo general en zonas de difícil acceso.

Por otro lado, la SEPA ha demostrado que en la gingivitis además influyen otros factores, como el tabaco, la diabetes y los cambios hormonales.

Tratamiento de la gingivitis

La fase inicial de la gingivitis puede revertirse si se adopta una buena rutina diaria de higiene bucodental que incluya un cepillado de dientes eficaz y frecuente con una pasta dentífrica adecuada, como Parogencyl , así como el uso de hilo dental en combinación con el enjuague bucal. El objetivo es prevenir la acumulación de placa dental.

Si la placa acumulada se ha convertido en sarro, será necesario recurrir a una limpieza profesional, de la que se encargará su dentista. Este efectuará un raspado para eliminar el sarro que se encuentre por encima y por debajo de las encías.

Es fundamental visitar al odontólogo con regularidad, al menos una vez al año, para evitar que la infección se convierta en periodontitis y requiera cuidados más intensivos.

¿Qué es la periodontitis?

La periodontitis, generalmente se produce cuando no se trata la gingivitis, es una infección bacteriana del «periodonto», que es el tejido que rodea a los dientes, incluido el hueso alveolar que soporta al diente.

Se trata de una etapa avanzada y grave de los problemas de encías que requiere tratamiento médico, ya que de lo contrario, se corre el riesgo de que se aflojen los dientes o se pierda alguna pieza.

Síntomas y causas de la periodontitis

La periodontitis suele producirse por una acumulación de placa en la unión entre la encía y el diente. Por lo general, comienza con la inflamación de las encías (la fase de la gingivitis) y luego se va extendiendo gradualmente al hueso, creando bolsas diminutas en las que se acumula la infección entre la encía y el diente.

Los primeros síntomas de la periodontitis son como los de la gingivitis, con especial incidencia en el sangrado de encías. Una vez que la infección comienza a avanzar, pueden aparecer otros signos:

  • Dolor al masticar
  • La retracción de las encías hace que los dientes parezcan más largos
  • Mal aliento persistente
  • Llagas en el interior de la boca
  • Dientes móviles o sensibles

Tratamiento de la periodontitis

Una vez que se ha alcanzado la fase de la periodontitis, el tratamiento se complica y requiere intervenciones dentales específicas, a veces incluso cirugía oral.  Entre las opciones se incluyen:

  • Raspado y alisado radicular (curetaje): Se trata de un proceso de raspado profundo seguido de un alisado, que consiste en pulir las rugosidades de las raíces de los dientes para reducir la acumulación de placa y sarro.
  • Cirugía periodontal a colgajo: Esta intervención dental puede ser necesaria si la limpieza en profundidad no fuera suficiente o si se realiza como primera línea de tratamiento en caso de que el daño sea demasiado importante. Consiste en extraer el sarro de las bolsas que se forman en torno a los dientes. Se levantan las encías para exponer las raíces y el hueso, lo que permite llevar a cabo una limpieza completa de la superficie de los dientes. Se trata, por tanto, de una operación quirúrgica para la que se precisa la administración de anestesia local y que requiere puntos de sutura para tensar la encía y acelerar la cicatrización, además de para disminuir el dolor del postoperatorio.
  • Injertos: Reservado para los casos más graves de periodontitis, esta técnica consiste en la colocación de injertos de hueso o tejido para sustituir los tejidos infectados.
  • Tratamiento con antibióticos: Para el tratamiento de enfermedades periodontales, suelen usarse geles, comprimidos y microesferas de antibióticos. Actúan de forma gradual destruyendo las bacterias y reduciendo las bolsas.

No obstante, es evidente que la forma más idónea de prevenir la periodontitis es detener la gingivitis antes de su aparición con el objeto de evitar tener que someterse a tratamientos largos, costosos y dolorosos. En este sentido, es necesario adoptar unos hábitos de higiene bucodental adecuados: encontrará todos nuestros consejos para mantener unas encías sanas aquí.